Chile como país del tercer mundo

chile-bay-beaches-blue-buildings-2830844-2800x1600

chile-bay-beaches-blue-buildings-2830844-2800x1600En este mismo blog hemos afirmado que Chile ha llevado a cabo un importante proceso de desarrollo desde finales del siglo XX hasta ahora. Sin embargo, prácticamente todos los chilenos están de acuerdo con que el proceso no debe pararse en el nivel actual. De hecho, según el informe “Los Tiempos de la Politización de las Naciones Unidas”, los chilenos perciben con mucha desconfianza esas afirmaciones de que Chile se ha desarrollado o está en el buen camino.

Los chilenos aceptan que la situación está mejor de lo que estaba, pero la gran desigualdad existente en la sociedad hace que muchos de los beneficios del desarrollo conseguido (el índice de desarrollo humano ha subido de 0,64 en 1980 a 0,82 en 2013) queden diluidos ante las realidades sociales.

Uno de los principales problemas que esta incredulidad respecto al desarrollo está provocando, es una importante desafección política por parte de los chilenos, quienes según el informe citado anteriormente, en una proporción del 45% no encuentran una opción política que los represente en lo más básico.

Si se analizan con perspectiva nuestros últimos posts, puede comprobarse que tanto la OCDE como las Naciones Unidas consideran que la población chilena debe dar una paso adelante en su implicación política e impulsar así a sus gobernantes por el camino adecuado.

Los chilenos son muy críticos con la situación del país, pero ahora deben implicarse en ella.

Si bien es válido que los chilenos visiten tragamonedas app como una forma de escapar momentáneamente de la realidad y de la crisis, también es cierto que el contexto político y social tiende a empujarlos cada vez con mayor fuerza a tomar las riendas protagónicas en el destino de su nación.

Chile debe trabajar para disminuir la desigualdad, mejorar la sanidad y también las condiciones medioambientales en que viven sus ciudadanos. Con estas tres bases y una mayor participación política que se plasme en unos gobiernos responsables, Chile debe seguir su camino hacia el desarrollo, que pasa por conseguir una mayor igualdad tanto de ingresos como de oportunidades, mejorar la educación y reducir la tasa de paro juvenil, que según el Global Skill Index desarrollado por Hays y Oxford Economics es de los más altos de la OCDE.