Chile ofrece educación a bajo costo

EDUCATION-text

EDUCATION-textRecientemente Kishore Singh, relator de la ONU sobre el derecho a la educación, ha felicitado a Chile por su buen hacer en los últimos años, lo que se vio refrendado recientemente por la Ley Corta de Gratuidad.

En dicha ley, el Congreso aprobó por unanimidad un presupuesto que recoge la posibilidad de que el 50% más pobre de los estudiantes universitarios en Chile no paguen los costes propios de la matrícula universitaria. Según fuentes del Ministerio de Educación, el objetivo es eliminar el componente de lucro que pueda tener la educación superior chilena, pues se considera como un factor clave para el desarrollo del país y un derecho de la población, que no debe ser pagado.

No obstante, hay que tener en cuenta que aunque la Ley Corta de Gratuidad sea una seria declaración de intenciones, en ella no deja de haberse aprobado sólo un presupuesto, y no se ha formalizado la educación como derecho gratuito de la población.

Esto quiere decir que todavía debe afianzarse la apuesta por la educación. La tendencia más lógica y probable indica que será así, pero todavía se debe ser cauto con el optimismo al respecto.

Para acceder a las ayudas los estudiantes deberán cumplir cinco requisitos básicos:

  • Pertenecer al 50% más pobre de la población de estudiantes.
  • Matricularse en una universidad adscrita a la Gratuidad.
  • No tener ya una licenciatura.
  • Si ya se está estudiando, no haber superado la duración formal de los estudios.
  • Tener nacionalidad chilena o haber estudiado la enseñanza media en Chile y poseer la residencia definitiva.

Lamentablemente, los Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales no se incluyeron dentro de dicha partida presupuestaria, aunque según informa Telesur, sí que aumentaron las becas disponibles para sus estudiantes.

La apuesta del gobierno por la educación es fundamental en una economía como la chilena, en la que como venimos comentando en este blog, es necesario liberarse de la excesiva dependencia de las commodities. Una juventud bien formada y con posibilidades para emprender nuevos proyectos, es sin duda, una de las claves para conseguir una economía sana y un país activo y productivo.