Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Aug 7, 2016 in Chile | 0 comments

Crecimiento o estagnación

Crecimiento o estagnación

DocumentLos economistas internacionales han asistido al crecimiento de Chile y lo han puesto de ejemplo en repetidas ocasiones al resto de Latinoamérica, al igual que ha ocurrido con China en Asia. Lo cierto es que ambos países han ido de la mano, y se han beneficiado mutuamente.

De hecho, el crecimiento chino no ha sido sino un socio excelente para el progreso chileno. Las exportaciones de cobre de Chile iban (en su mayor parte) a parar a China, y el hecho de tener un comprador que absorbía gran parte de la demanda fue muy ventajoso para afrontar inversiones de crecimiento. Por eso, ahora que la economía china ha reducido su crecimiento, la chilena también se ha resentido. Y es que lamentablemente la economía chilena no está suficientemente diversificada y esto hace que sea demasiado vulnerable a la situación de China.

Así en 2014 y 2015, con un crecimiento del 1,9% y del 2,1% respectivamente, han saltado algunas alarmas en la sociedad chilena.

Sin embargo, lo cierto es que un crecimiento del 2% aunque no es espectacular sí parece una cifra lejos de la estagnación, que consideraría un crecimiento menor al 1%, más aún teniendo en cuenta que 2014 y 2015 no han sido años fáciles para un país como Chile, con gran dependencia de las commodities.

Según el Banco Mundial, 2016 todavía va a ser un año complicado, pero prevé que para el bienio 2017 – 2018 el crecimiento volverá a superar el 2%.

Actualmente Chile es un país con unas perspectivas generales optimistas y, sobre todo, con mucho potencial. Además, se ha asentado bien en los progresos conseguidos desde los inicios del siglo XXI y sigue siendo uno de los mercados más atractivos de Latinoamérica para los inversores extranjeros.

De momento las noticias ofrecidas por Michelle Bachelet para febrero fueron optimistas y el crecimiento de dicho mes fue ligeramente superior a lo pronosticado. Eso sí, teniendo en cuenta que las previsiones generales del gobierno para 2016 fueron revisadas recientemente a la baja, pasando de ser un 2,75% a solo un 2%.