Pages Menu
Categories Menu

Posted by on May 2, 2016 in Chile | 0 comments

Demostrando iniciativa en las charlas sobre el cambio climático

Demostrando iniciativa en las charlas sobre el cambio climático

103_shutterstock_88550854-740pxChile es un país que se ve fuertemente afectado por el cambio climático. Desde la sequía hasta las subidas del nivel de mar debido al derretimiento de los polos, la mayoría de los efectos del cambio climático afectan negativamente a la economía chilena, desmejorando los fantásticos recursos naturales con que esta cuenta y que son su principal fuente de ventaja competitiva.

El gobierno chileno ha demostrado su compromiso por revertir el cambio climático en diversas ocasiones. Lo hizo en la Estrategia Nacional de Energía 2012-2030 comprometiéndose a reducir el consumo de energía proyectado para 2030, y también asistiendo en noviembre de 2015 a la COP2 -Conferencia Internacional de las Naciones Unidas Sobre el Cambio Climático- donde se comprometió a reducir en un 30% el total de sus emisiones de gases que provocan el efecto invernadero para el año 2030. De hecho, Chile tomó parte en la llamada Coalición por Alta Ambición, para hacer fuerza ante la comunidad internacional sobre la necesidad de implantar unos límites máximos de grados de temperatura en el calentamiento global.

Y lo ha vuelto a hacer más recientemente en varias ocasiones, que van desde la promoción por parte de las instituciones públicas de la llamada La hora del planeta, para concienciar a la sociedad sobre la importancia de ser responsables respecto al consumo de energía, hasta la reunión de la Comisión para la Cooperación Ambiental Chile–Canadá en febrero de 2016.

Chile es, por tanto, un país activo en la lucha contra el cambio climático, pero lamentablemente también es un país que se puede ver muy afectado por el deterioro del medio ambiente. Por ello, lejos de caer en la autocomplacencia, todos los sectores económicos chilenos deben seguir luchando por mejorar su eficiencia energética, algo que no solo beneficiaría al planeta en su conjunto, sino también a sus ratios de competitividad respecto de los mercados internacionales.