El gusto chino por el vino beneficia a Chile

In this Jan. 25, 2014 photo, a man pours a glass of Erasmo wine at the Reserva de Caliboro vineyard in Maule Valley, Chile. A bold new wave of independent vintners are challenging Chile's reputation for producing oceans of agreeable but predictable wines. (AP Photo/Luis Hidalgo)

La importancia del vino en la economía chilena está aumentando a la par que la calidad del producto. Tanto es así que en 2015 el gobierno chileno instauró el 4 de septiembre como el Día Nacional del Vino Chileno, para rendir homenaje tanto a los productos como al resto de involucrados en el sector vinícola. Y es que con la introducción de uvas francesas en las explotaciones chilenas, los productores han conseguido desarrollar un producto de excelente calidad apreciado internacionalmente. Todo ello refrendado por el hecho de que según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) en 2015 Chile batió su récord de producción vinícola, con 12,87 Mill. hL

Y si el vino chileno ha mejorado a la par que el progreso económico, en China ha sucedido lo propio con el consumo, lo cual ha afectado positivamente a los vinos chilenos, pues gracias a las excelentes relaciones comerciales entre Chile y China, especialmente tras el Tratado de Libre Comercio China-Chile, el país asiático no ha dejado pasar la oportunidad de deleitarse con los caldos chilenos.

En los últimos diez años las exportaciones vinícolas a China han subido desde el puesto 24 hasta el primer lugar y además lo han hecho mediante vinos de precio y calidad medio-alto. Esto nos da una idea del potencial de progreso que tiene el vino chileno en el mercado asiático, y en concreto en China.

Si se mira desde la perspectiva de China, Chile todavía tiene mucho qué decir pues solamente es el quinto mayor exportador, por detrás de Francia, Australia, Italia y España. Si los vinos chilenos prosiguen con su tendencia de crecimiento y consiguen escalar en esta clasificación, será una excelente noticia para todo el país.

La demanda china está actualmente en una tendencia positiva, debido al aumento de la población de clase media, que se preocupa por su salud, informándose y consumiendo productos naturales de calidad, entre los que destacan los vinos chilenos debido a las condiciones climatológicas del país, que posibilitan una producción más natural que la de otros lugares.