Pages Menu
Categories Menu

Posted by on Jul 5, 2016 in Chile | 0 comments

Problemas de la población

Problemas de la población

7824988_f520Chile cuenta con una población que supera los 17,7 millones de habitantes. De ellos el 89% vive en ciudades y el resto en zonas rurales. A priori, una distribución propia de un país desarrollado. Sin embargo, la realidad social chilena todavía está lejos de lo que, por ejemplo, en Europa se entiende como país desarrollado. Y es que aunque las cifras de pobreza de Chile han mejorado considerablemente, en el último informe del Banco Mundial, Chile sigue siendo la decimocuarta nación más desigual del mundo.

Según el índice Better Life de la OCDE Chile es el tercer peor país en cuanto al nivel de vida de sus habitantes, solo por delante de México y Turquía. Si bien es cierto que este índice compara países en su mayoría del llamado primer mundo, es el momento de que Chile empiece a compararse con ellos.

Además, la situación económica afecta a la confianza social. Las cifras entre la clase media-alta son aceptables, pero en la clase baja son preocupantes (solo el 78% de ellos afirma que cuenta con alguien a quién acudir en caso de necesidad). Lo mismo ocurre con la confianza en las instituciones. Valga como ejemplo la participación electoral que en las últimas elecciones no alcanzó el 50%.

Siempre según la OCDE, la salud es otro caballo de batalla, especialmente para la población con menos ingresos.

Finalmente, la inseguridad debido a la violencia en las calles, es un problema importante que sitúa a Chile muy por debajo de los niveles medios.

¿Qué recomienda la OCDE para Chile?

Con estos problemas en mente, la OCDE ha propuesto unos puntos de mejora al gobierno y a la población chilena:

  • Mantener un marco macroeconómico favorable para el crecimiento
  • Mejorar el marco legislativo para que favorezca el crecimiento
  • Fomentar la inversión en Investigación y Desarrollo
  • Mejorar la infraestructura marítima
  • Aumentar la igualdad en el acceso a la educación
  • Desarrollar un mercado de trabajo más inclusivo
  • Mejorar la efectividad de las políticas sociales
  • Desarrollar el sistema de salud pública
  • Descentralizar para favorecer una mayor igualdad
  • Fomentar el crecimiento medioambientalmente sostenible